¿Un museo en el que valga la pena vivir?