El museo, un espacio autorreflexivo