El museo, ¿prostituta de lujo? No, gracias