I. Si una obra de arte es un bien patrimonial, lo será no por una presuposición mistérica, sino porque la experiencia del arte –a través de diferentes contextos culturales y temporales- es reconocida como capaz de enriquecer la vida, de ofrecer vivencias sensibles, emocionales, intelectuales, ideológicas altamente significativas. No sólo por condensar ciertos valores simbólicos, […]